Saltear al contenido principal
+34 658 549 589 info@avanticoaching.es
La Adolescencia: ¿Carrera De Relevos O De Obstáculos?

La adolescencia: ¿Carrera de Relevos o de Obstáculos?

La convivencia con un hijo adolescente es la gran oportunidad que tenemos los adultos de cuestionarnos patrones de conducta así como los valores presentes en nuestra vida.

El adolescente tiene la gran capacidad de sacar de nosotros un gran abanico de emociones y reacciones a veces contrapuestos. Por un lado es una etapa donde podemos disfrutar de una buena conversación con ellos y acto seguido nos podemos enervar por la “posición egoísta” que envuelve al adolescente durante esta etapa.

Que el foco del adolescente está puesto en él/ella mismo/a es algo que no nos suena a nuevo, sobretodo porque nosotros ya hemos pasado por eso, hemos sido adolescentes y la buena noticia es que hemos sobrevivido.

Pero aún así, ¿qué es lo que hace que nos provoque tanto como padres?:

  • ¿Puede que tu hijo te recuerde todo aquello que quisieras cambiar de ti y no cambiaste en su momento.
  • ¿Te estás cuestionando como padre/madre que has dado una buena educación?
  • ¿Te hace evidentes incoherencias entre tu manera de educarlo y tus valores de vida?

La relación padre-hijo/a y madre-hijo/a puede ser una etapa de aprendizaje mutuo: para el adolescente aprender a vivir como individuo único que es, presentándose ante una sociedad en la buscará cómo encajar (las relaciones con los amigos, las relaciones con la escuela o universidad, la experiencia de un primer trabajo, las primeras responsabilidades como por ejemplo la obtención del carnet de conducir y las implicaciones civiles que conlleva).

Para los padres el gran aprendizaje es soltar, dejar ir y encontrar el equilibrio entre la opinión y la supervisión.

La familia es como un equipo en una carrera, el testigo que el padre o la madre pasa al hijo, para que éste pueda correr, necesita que el padre/madre lo suelte.

¿Os imagináis en una carrera que el que cede el testigo no lo soltara…? ¿Qué diríamos desde fuera…? Si no lo suelta, el hijo no puede hacer su tramo de carrera y menos llegar a la meta. Ha estado entrenándose para correr y cuando tiene la oportunidad de realizar su tramo de carrera hay algo de su propio equipo que se lo impide. Es cuando se ha transformado pues en una carrera de obstáculos.

¿Qué puede aportar un proceso de coaching en las relaciones paterno/materno-filiales?

Entre otras cosas para los padres:

  • Detectar qué patrones de conducta nos están dificultando en confiar en nuestros hijos.
  • Identificar qué creencias tenemos sobre nosotros mismos como padres y respecto a nuestros hijos y ser conscientes de cómo afectan.
  • Identificar qué temores tenemos de que nuestros hijos “corran su carrera” sin nosotros y transformarlos en creencias positivas.

Entre otras cosas para los hijos:

  • Crecer en responsabilidad y en la toma de decisiones y ser consecuentes con ellas.
  • Aprender a co-crear con los padres un marco de confianza y de respeto mutuo.
  • Mayor seguridad en sus relaciones sociales.
  • Mejora en el rendimiento escolar/universitario.

Y tú ¿para qué te estás entrenando, para una carrera de relevos o para una carrera de obstáculos?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba